Uso de talco corporal

 

talco1

No hay nada más gratificante y relajante después de tomar un baño, aplicarse un poco de talco para  mantener el frescor y ayudarnos a tener dulces sueños.

El talco es un delicado polvo que suaviza y perfuma la piel. Aunque no es suficiente como hidratante, puede aplicarse tras la crema para proporcionar un tacto de seda a la piel y una sensación de bienestar.

Los talcos corporales  han sido creados para absorber el exceso de humedad de la piel, formar una capa protectora sobre la epidermis, actuar como desodorantes e incluso para ayudar en el combate de infecciones ocasionadas por hongos.

La aplicación  de talco después  de una afeitada o depilación, irritaciones por sobreexposición al sol u otras lesiones actúa como un efectivo calmante, además de proveer a nuestras células la exfoliación perfecta.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies