Mascarilla de avena para rejuvenecer la piel

Si pretendes lucir más  bella, aquí tenemos para presentarte una mascarilla de avena que admitirá que tu piel luzca más hidratada y fresca.

El secreto se basa en que la avena es un alimento muy delicioso en sales, minerales y fósforo; esto la convierte en el más adecuado para nutrir a las personas que sufren debilidades o falta de calcio.

Mascarilla de avena

Mascarilla de avena

Este cereal es muy rico en fibras, y ayuda a aligerar el funcionamiento de las glándulas tiroides, incitando positivamente nuestro metabolismo.

La avena es uno de esos cereales que tiene un increíble uso para todo lo que sea referido al cutis. Con amplias cualidades tanto como para cuidar la piel y protegerla, también sirve para conferirle grasitud o sequedad, de acuerdo según sea el caso. Aprende aquí como preparar una sencilla mascarilla para esos fines.

La avena asimismo se vuelve muy provechosa para la piel. Por tal motivo las máscaras faciales que la llevan como base, han expuesto virtudes hidratantes y rejuvenecedoras muy elementales.

Mascarilla de avena para rejuvenecer la piel

Mascarillas de avena para la piel seca

Debes agregar al cereal instantáneo en lo posible leche y dejar que se hidrate durante unos minutos y luego aplicamos sobre la piel dejando que actué durante unos 15 a 20 minutos, finalmente retiramos la mascarilla con agua fría. Notaras los resultados después de por lo menos dos semanas, durante dos o tres veces de aplicación de la mascarilla.

Mascarilla de avena para rejuvenecer el rostro

Mezclar una yema o clara de huevo, una taza de jugo de limón colado y unas cucharadas de avena molida o harina de avena, creando una mezcla homogénea. Luego untar el rostro y si se desea también el cuello, finalmente se retira después de seca la mascarilla, con agua tibia y al finalizar con agua fría, para cerrar los poros de la piel.

LEER  15 prendas de vestir que no pasan de moda.

Mascarilla de avena con miel y limón

Con esta mascarilla la piel te quedará como seda. Calienta 3 cucharadas de miel (no demasiado caliente) y combina con 2 cucharadas de harina de avena y 1 de jugo de limón hasta formar una pasta homogénea, lo suficientemente espesa como para que se fije en la piel. Con los dedos cubre cara, hombros y cuello con ella, cuidando de dejar los ojos libres.

Relájate y deja que actúe por media hora. Luego lava con abundante agua tibia y termina sellando con una crema hidratante.

Mascarillas de avena | Mascarillas Caseras de…

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies