La Flacidez

La pérdida progresiva de elastina degenera en la falta de elasticidad y flexibilidad de los músculos, tanto del rostro (mentón, mejillas y párpados móviles) como del cuerpo ( pecho, brazos y muslos). Se produce entonces una relajación muscular que desfigura un poco las facciones y empobrece los rasgos, además, es un problema que precipita la mala circulación y, por tanto, la desagradable flacidez.

El ejercicio físico es el mejor método para tonificar los músculos. Sirve cualquier tipo de gimnasia o deporte siempre y cuando se realicen con cierta periodicidad, aunque los deportes acuáticos son los más indicados para combatir este problema. El agua fría también se considera como uno de los medios más eficaces para mantener la piel tersa. la hidroterapia, que emplea chorros de agua a elevada presión y baja temperatura, y los masajes son buenos aliados de la firmeza. Se necesita un mínimo de 28 sesiones de hidroterapia o de masajes para empezar a apreciar los resultados.

La crioterapia es una nueva técnica que devuelve la firmeza a los músculos, estimulándolos mediante corrientes eléctricas frías. Por otra parte, las vendas frías se basan en el mismo criterio, mediante la aplicación de de compresas impregnadas con líquidos especiales, para conseguir efectos similares a los de la crioterapia. la flacidez facial tiene en la microcirugía su mayor aliado, los liftings o estiramientos consiguen ceñir la piel al músculo, resolviendo el problema de doble mentón y párpados caídos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies