Limpieza facial desde casa

Limpieza Facial.

Te enseñamos la forma de realizar una limpieza facial de manera sencilla, y con los mejores resultados.

Limpieza facial desde casa, para una mujer siempre es importante el cuidado de la piel y más cuando se trata del cutis.

El cutis es una parte esencial para nosotras, llevar un rostro hidratado y limpio es sinónimo de amor y dedicación a ti misma.

Por eso Entrebellas te trae los mejores consejos para que puedas llevar un rostro fresco y sano en cualquier ocasión.

Pasos par una limpieza facial.

Para la realización de esta limpieza facial debes seguir estos sencillos pasos:

En primer lugar debes limpiar tu rostro de manera profunda.

Puedes lograrlo poniendo agua a calentar en una olla pequeña, le agregas una gota de aceite de niaoulí.

El niaoulí es un pequeño árbol o arbusto procedente de Australia, del que se extrae uno de los aceites esenciales mejor tolerado y polivalente.

Este aceite destaca por sus propiedades antiinfecciosas, así como por regenerar y proteger la piel y por ser expectorante.

Una vez agregado este aceite en el agua,  esperas hasta su punto de ebullición.

Cuando el agua comienza este proceso, colocamos la olla en un lugar seguro en el que no pueda caerse, bajas la cara de manera que el vapor toque tu rostro.

Y así comience a hacer su trabajo que en este caso es el de abrir tus poros, todo esto teniendo mucha precaución de que no ocurra ningún accidente.

Esperas alrededor de 15 minutos y puedes pasar al siguiente paso que es extraer las impurezas, de este modo comienza el desarrollo de tu limpieza facial.

Extracción de impurezas.

En este paso te recomendamos enrollar pedacitos de papel higiénico o algodón en tus dedos.

Así evitando que se infecte las zonas de problema, presiona con ambos dedos índices hasta que salga la impureza al exterior.

Si se pone difícil algún granito o punto negro lo mejor es no insistir, para no causar daños a la piel.

La exfoliación.

Lo siguiente es la exfoliación, un paso fundamental para nuestra limpieza facial.

Esta nos ayuda a eliminar las capas muertas de tu piel y dar paso a la nueva regeneración celular.

El resultado siempre nos deja un rostro mucho más suave, con iluminación y un toque de tersura.

Uno de los exfoliantes más económicos y eficaces que podemos utilizar es el que está compuesto a base de azúcar con aceite, ya sea de oliva o de coco.

Mezclamos 2 cucharadas de azúcar con 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen o aceite de coco, se aplica sobre el rostro y masajeas circularmente con movimientos ascendentes.

Mascarilla de nutrición.

 

Para continuar con la limpieza facial desde casa pasamos a la aplicación de una mascarilla de nutrición en el rostro.

Lo puedes hacer colocando una clara de huevo, medio plátano, diez gotas de miel, y dos hojas de menta.

Bates las claras de huevo y añades el resto de los ingredientes hasta formar una pasta homogénea.

Esa mezclas las aplicas en el rostro.

La dejas actuar durante 15 minutos y la retiras con agua tibia.

Mezcla hidratante.

El último paso para terminar nuestra limpieza facial es una mezcla hidratante que puede ser: tu producto hidratante natural.

Como manteca de karité, una mezcla de aceites vegetales y esenciales, o una crema natural que contenga cera de abejas.

Con estos sencillos pasos puedes poner en práctica tu limpieza facial casera.

Y así obtendrás una piel reluciente, limpia, y sana.

Es necesario mantener una constancia como en todo tratamiento de belleza.

Te recomendamos aplicar esta limpieza al menos 2 veces por mes.

Y podrás seguir teniendo un rostro lindo y saludable.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies